Ola de misterio y sospecha en muerte de Keyla Martínez

El misterio y la sospecha se hacen presente en la muerte de Keyla Martínez, tras perder la vida en el interior de una celda policial en La Esperanza, Intibucá.

La estudiante de Licenciatura en Enfermería de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), Keyla Patricia Martínez Rodríguez (26), fue detenida por la Policía la noche del sábado. La detención se produjo a eso de las 11:30 pm y, diez minutos después, fue ingresada a una bartolina.

Melvin Alvarenga, subcomisionado de Policía y jefe de la Unidad Departamental de Policía No. 10, argumentó que la joven fue detenida después que recibieron una denuncia a través del 911, donde alegaban que algunas personas estaban ingiriendo bebidas alcohólicas en un restaurante.

Según versión de los agentes de policía, como a eso de las 3:30 am del domingo, luego de una inspección de rutina se encontró a la joven, moribunda, asfixiada presuntamente con una de sus prendas de vestir. “Ella estaba atada con su blusa, atada a la puerta de la celda hacia su cuello”, dijo Alvarenga.  Keyla fue llevada en una patrulla al hospital Enrique Aguilar Cerrato, pero al llegar los médicos les dijeron que ya iba muerta.

Jessica Rodríguez, tía de Keyla, dijo que “hasta las 9:00 de la noche Keyla estaba sobria, porque estaba acompañada de mi hija en una cena con sus amigas; donde nosotros tenemos pruebas que estaban compartiendo sin ninguna bebida alcohólica”, apuntó. La pariente criticó que, “queremos que se investigue esta situación, hay muchas contradicciones; hablan de escándalo público, de estado de ebriedad. Dicen una cosa, dicen otra, entonces nos llama mucho la atención”.

La noche de domingo, familiares y amigos de Keyla Martínez realizaron una protesta en las afueras de la posta policial de La Esperanza, Intibucá, exigiendo que se aclare la muerte de la joven enfermera ya que afirman no creer la versión de los agentes policiales por lo que deben responder por lo ocurrido y que exista justicia en el caso de Keyla Martínez.

Por su parte la exdirectora de Medicina Forense, Julissa Villanueva en una serie de mensajes en Twitter advirtió que es necesario hacer una necropsia para saber qué tiene el cuerpo de Keyla por contar pues no hay crimen perfecto. Además, denunció que, “una muerte bajo custodia y es responsabilidad del Estado, yo conozco casos como estos donde mataron a una persona dentro de una celda y simularon un suicidio”.  

Honduras “está secuestrada y la verdad científica también puede estar de lado de los que tienen intereses creados. Las últimas muertes bajo custodia son un ejemplo de ello, son expertos en simular y ocultar la verdad de los hechos”, agregó.

Asimismo, las organizaciones feministas, estudiantiles y de Derechos Humanos se suman a la exigiendo de justicia y de una investigación transparente. Por esta razón, hoy lunes se ha convocado un plantón frente a la Facultad de Ciencias Médicas en Tegucigalpa, MDC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *